Biografía (ES)

 

(c) Juan Carlos Caceres

Crédit Juan Carlos Caceres

 

« Una virtuosa de alto calibre y una poetisa moderna del piano » Hannu-Ilari Lampila

« Se escucha un fondo volcánico, un magma que como te despistes sale en erupción . En su rico pianismo se oyen las buenas influencias de Arrau, Argerich, y de su antiguo profesor Helffer, muy integradas en su manera personal de tocar » Albert Bover

 

 

Pianista comprometida por el respeto de los derechos humanos, el trabajo de María-Paz Santibáñez gira en torno al concepto de « memoria y futuro ». Este hilo rojo no da lugar al olvido. Se trata de buscar un futuro que se base en las herramientas del presente para abrirse a nuevos desafíos. En concierto, ella reúne obras del pasado y del presente e invita a los compositores a concebir nuevos proyectos. Más allá de las salas de conciertos, con su experiencia en gestión cultural echa a andar muchos proyectos multidisciplinarios. Así, hoy es una artista activa y reconocida en toda la comunidad creativa.

Su historia con la música y el piano comienza a los cuatro años, en Chile. En 1987 tiene una agenda de conciertos bastante llena. Esto, poco antes del final de sus estudios de concertista. Al mismo tiempo, es activa militante por el retorno de la democracia. Mientras protestaba pacíficamente, un oficial de policía le dispara en la cabeza, a corta distancia. Habiendo sobrevivido milagrosamente, decide no dar razón a la cultura de la muerte sino luchar por la vida, el arte y la libertad. Su fogosidad, minuciosidad y altos estándares de exigencia, teñidos de pasión, le permiten poco a poco reconstruir su vida y reanudar sus estudios para finalmente comenzar una carrera como concertista y maestra galardonada y reconocida internacionalmente.

Su padre musical y primer maestro, Galvarino Mendoza, fue discípulo de Claudio Arrau en Nueva York. En Francia, Maria-Paz se unió a la clase de Odile Delangle en 1999. Una pianista fina y exigente, quien la empuja a trabajar con otros músicos. Así es como Maria-Paz se abre y toma lecciones de Yvonne Loriod-Messiaen, Roger Muraro, Jean François Antonioli, Bruce Brubaker y otros grandes pianistas. En 2001, su encuentro con Claude Helffer (1922 – 2004) marca profundamente su carrera, sus investigaciones y sus elecciones artísticas. Durante la presentación de Piano-piano, el primer disco de la pianista, su maestro se expresó de la siguiente manera: « Me gusta la pianista por su sentido del ritmo, por su valentía y su musicalidad ».

Sus grabaciones le han valido numerosas recompensas como « Clef Resmusica » y « 4 diapasones » por los Estudios de Interpretación de Maurice Ohana, « Disco del verano » de Piano Bleu por La caja mágica (repertorio latinoamericano de inicios desde el siglo XX hasta los contemporáneos), o « 5 estrellas » de Melómano, en España, para Echos et Résonances (Claude Debussy y Miguel Farias). En 2013, recibió el premio « Víctor Jara » de la Asociación de Productores y Agentes Musicales del Estado de Sao Paulo, Brasil (APACESP).

Su pasión por la investigación y la enseñanza beneficia a los numerosos participantes que siguen sus clases magistrales en todo el mundo y a sus estudiantes en el Conservatorio parisino en que enseña. Actúa regularmente en recitales o con orquesta en los salones y centros culturales más prestigiosos de Europa, América del Norte y América Latina.

Michelle Bachelet, Presidenta de Chile, la nombró  Agregada Cultural en la Embajada de Chile en Francia en 2014. Ocupa este cargo hasta 2018, cuando finaliza el mandato presidencial chileno. Su trabajo durante estos cuatro años es ampliamente reconocido. Sin dejar de lado su actividad de conciertos, Maria-Paz crea nuevos canales de comunicación para eventos culturales chilenos en Francia y trabaja con lugares emblemáticos como el Musée de l’Homme, el Grand Palais, la Cinémathèque Française, le Quartz de Brest, los festivales de cine de Biarritz o Toulouse, la sala Cortot. También  negocia e implementa nuevos protocolos de intercambio internacional que apoyan la internacionalización de la cultura chilena.

A finales de 2019, cofunda la asociación multidisciplinaria Impact Chili, Arts en resistance. Esta iniciativa acompaña el despertar chileno del 18 de octubre de 2019. Su propósito es apoyar el fin del oscuro legado dejado por los 17 años de dictadura cívico-militar que se instaló desde el derrocamiento de Salvador Allende en 1973.